26/5/13

Cinco minutos de soledad.

Salir de la cama sin despertar a los hijos no es tarea fácil.

Contraigo todos los músculos, contengo la respiración y me deslizo fuera de la cama. Ustedes se preguntarán para qué.
Es para obtener esos gloriosos cinco minutos de soledad. Es para tomar un mate, revisar el correo electrónico, leer 5 páginas de un libro, mirar 20 minutos de una serie. No soy demasiado ambiciosa como verán, no hablo de capítulos enteros, de una película de 120 minutos, no soy tan ridícula como para soñar con cosas como esas.

Cuando uno se convierte en madre (no voy a meter a los padres en esto, me disculparán, pero las estadísticas hablan y los hijis son de las madres) más allá de repetirnos like a parrots que te va a cambiar la vida y cosas de ese tenor, que para que me voy a detener a explicar si las sufrimVIVIMOS día a día.

Un momento en la soledad de los propios pensamientos sin escuchar: "mami, mamita" "ayyy mamá topamuni" "quiero masita" "camelito mamá" "mipai" (que se traduce como ipad), son cosas que ni Mastercard puede pagar. Otra de las cuestiones que no voy a explicar, es que lo que acabo de decir no interfiere en el amor superador que siente una madre por sus hijos, no me vengan con boludeces que son dos cosas bien diferentes.

Lo deben saber de memoria, aquellas que andan con una pierna depilada sí y la otra no, por algún grito desesperado de los gnomos que nos piden algo más.  O las que no saben lo que es estar en el baño solas, por más que sea para escondernos cinco minutos de ellos, siempre nos descubren, tienen su gps personal para rastrearnos. No hay lugar a donde ir, mucho menos si vivis en 48 mts2.

Eso sí, a veces la emoción nos puede jugar una mala pasada y de querer hacer tantas cosas en nuestros five-minutes-de-soledad, nos paralizamos y no terminamos haciendo nada. Seamos organizadas compañeras, busquémosnos una sola actividad, si alcanza para más de una considérense tocadas por la varita mágica del hada de la maternitud.

En este momento por ejemplo, todavía no quise poner la pava para no hacer ruido en la cocina y no despertarla. Tipeo pegadita a la computadora, casi sin levantar los dedos del teclado, porque cualquier ruido podría ser fatal para la operación de estar sola en el mundo por unos minutos. 


Creo que derramé una par de lágrimas cuando cerré un libro que pude leer COMPLETO en diferentes momentitos robados a la maternidad. 
Y ojalá sepan valorar que esta entrada ha sido realizada en mis cinco minutos de soledad que se los he dedicado a ustedes, mi pueblo de madre sometidas a la voluntad de los tiranos enanos.

*se sube a un banquito*

* saludo como la Princesa de la Manzana que supe ser*

*fundido a negro*

*grito de hiji de fondo despertándose*

FIN


7 comentarios:

  1. Me encantó. Mi hijita tiene cuatro meses y x ahora tengo algo de tiempo sola. A q edad se pone peor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Yo creo que se pone peor cuando caminan y quieren hacer más cosas.

      Cuando mi hija tenía la de la tuya, se dormía como tres siestas al día. Ahi yo ya había vuelto a trabajar entonces los tiempos muertos eran solo para dormir no me daba la vida para otra cosa.

      Mientras escribía esto, me levanté ocho veces a responder a los diferentes pedidos de ella (:

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. si tiene 4 meses y te sentis afortunada, es que se pone mejor, eh. yo a los 4 meses del pibe no podia nada. NADA.

    ResponderEliminar
  3. l! la arrastrada de la cama,ir al ñoba sin intentar hacer ruido alguno (lease puerta, cadena),son pequeños grandes retos de la maternidad. y ni hablar del acoso cual fan de Ricky Martin al momento de querer mear en paz (y ni te digo lo segundo..)

    ResponderEliminar
  4. "vo estas hacieno pis mamá"?

    *PORTAZO*

    saludemos a la tan deseada intimidad

    ResponderEliminar