27/5/13

Amores que matan.

"Yo se que mañana te voy a extrañar, pero ahora tengo ganas de matarte" Esas fueron las palabras de M1. compañero de trabajo que se refería a su pequeño demonio (literal) cuando ayer se mandó una de las suyas. Seguro algún hecho de vandalismo menor, nada grave.
Y me dejó pensando.

Yo pienso en hiji cada uno de los segundos que paso fuera de mi casa, y a veces me doy unos latigazos mentales cuando recuerdo como la reté por algo menor, o como se me terminó la paciencia ante un capricho por motivos inexplicables.

Y lo que me dijo mi compañero de trabajo es cierto, muy cierto. La quiero con todas mis fuerzas, sufro un poco por trabajar tantas horas y verla tan poco. Y a veces esas horitas que tenemos juntas las tengo que usar para impartir ordenes y poner límites.

La contradicción interna entre querer matarla un poquito y por ejemplo como ahora que me estoy rascando fuerte, porque no estoy al aire,  la idea de querer salir corriendo hasta el jardín sacarla de ahí e irnos a tomar helados de muchos colores es muy fuerte.

1 comentario:

  1. Ooooooh colores, no puedo mas de sentirme identificada en casi todos tus posteos. Me pasa igual con hijis. Que el grande no hace la tarea, se olvida de estudiar y va al examen sin siquiera un machAYUDAMEMORIA HECHO X MAMA, pero despues viene de la nada y me abraza y me quedo derretida. Que el chiquito hace renegar al abu con la comida pero la carita que pone cuando me ve llegar (las veces que llego sola, porque cuando llego con el padre me deja pintadita y me saluda a la media hora. Como si lo hubiera parido el padre, que tupé). Si, me dan ganas de matarlos a diario a veces. Pero sin hijis no podria vivir. Y te debe pasar igual, creo.

    ResponderEliminar