12/8/13

Elige tu propia aventura.


   Dentro de los carriles de la normalidad se supone que uno piensa en cual es el mejor momento para tener un hijo.
    Piensa si económicamente esta preparado para afrontar los gastos que supone una persona más en la familia y personalmente si ya realizo dos o tres cositas que quería hacer antes de estar presa o con la vida social hipotecada como recuerdo me dijo una mina cuando se refirió a mi futura maternidad.

   Un lugar común es el de decir que nunca es un buen momento para tener un hijo porque siempre hay algo complicado, un laburo inestable y el miedo,  oh sí señores el miedo a traer un lechoncito indefenso a esta quilombo en el que vivimos.

Banco mucho a la gente que decide no tener hijos y no le calienta demasiado los antiguos mandatos sociales que indicaban que si tenías 30 y todavía no tenías un pibe algo andaba mal. Me parece mucho más sincero eso, qué muchos otros casos en donde vez que los pibes están ahí porque tenían que estar,  porque eran el paso "lógico" después del casamiento.

A veces los hijos simplemente llegan y ahí te encontrás con la decisión más dificil, en realidad lo más difícil viene después  cuando caes en la cuenta que dependen de vos y muchas de esas cosas que soñabas lograr van a tener que ir a otro ritmo o vas a tener que posponerlo para siempre.

Si me preguntan a mi, yo cambié algunas de las cosas que quería en mi vida o las tuve que poner en otro lugar, pero nunca puse a mi hija como excusa para dejar de hacer muchas de las cosas que amo y que los chicos no son anclas que vienen a hundirnos en el lugar en el que estamos en ese momento en que llegan, todo lo contrario, son un motor inexplicable que te colocan en otro lugar muy diferente.

En ese lugar en el que te ponen te hacen sentir la persona más importante del mundo porque confían en que estamos ahí para guiarlos por el mejor camino cuando en realidad es al revés.




le dejo esta canción a los bajitos del blog
 *era Xuxa*





4 comentarios:

  1. Ayer hablaba con una amiga que me dijo "Yo no quiero tener hijos. No me imagino madre, ni con panza, ni viéndolo crecer." Y que la respuesta que más le daban cuando decía eso era "Ya te va a pasar, te vas a enamorar y vas a ver que te va a pasar"
    ¿Qué le pasa a la gente que dice esas cosas? ¿Por qué enamorarse de alguien tiene que terminar sí o sí en tener un hijo? ¿Y si me muero de amor por alguien, pero el deseo de ser madre no me llega? El mandato social todavía es más fuerte de lo que parece y de lo que decimos.
    Después ella me dijo en un momento "Yo creo que tener o no tener un hijo tiene que ser una decisión" Y yo le dije que yo creo que no, creo que tiene que ser un DESEO. La decisión la toma cualquiera, y en general se toma desde el lugar de 'me casé, me compré el auto, ahora tengo que tener un hijo'. El deseo se equivoca menos porque te atraviesa, e incluso con todos los mil quilombos que vengan después, sabés que lo vas a mirar crecer y vas a tener más fuerza para ser mejor, un poco al menos, de vez en cuando. Ojalá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que estás muy acertada en lo que decís, no digo que ser mamá es re sencillo pero siempre vas a encontrarte tratando de hacer lo mejor por tus hijos con mil errores y aciertos.

      Es así la decisión la toma cualquiera el después es otra cosa y como uno enfrente eso.

      Te quiero y a vos también <3 ;)

      Eliminar
  2. Yo no tengo puta idea si voy a tener algún pibe. Me gustaría, a veces. A veces me es indiferente. A veces pienso en lo que siento por el batallón de sobrinos que tengo y me pregunto si será así multiplicado por un millon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que podemos cambiar de olpinión, podemos pensar que hoy no, ni en pedo, nunca y después lo podes considerar y así.

      Creo que ninguna de las dos decisiones es objetable por otro que no esté en tus zapatos

      Te quiero y te re extraño!

      Eliminar