8/8/13

Mi soledad y yo.

   Me interesa leer a otras madres, me gusta saber que tal  se desarrollan las experiencias dentro de otras casas, en otras vidas, en otras familias.

   Y no digo solamente los casos de mamás que no comparten sus vidas con los papás de sus hijos  como es mi caso, me gusta leerlas a todas.
   A veces comparto muchas cosas y otras no tanto o muy poco. Últimamente lo que más leo son mamás que hacen catarsis o intentan explicar como se sienten con su rol de madres sea más o menos reciente y entiendo lo que es sentir que por un ratito necesitás aunque sea meterte abajo del agua aguantando la respiración por unos minutos,  si eso nos asegura que vamos a estar a solas por unos minutos.

   Mi hija está muy cerca de cumplir tres años y puedo decir que a veces todo se hace cuesta arriba, y empieza a soplar el viento y es viento zonda y el muy hijo de puta te muestra que hagas lo que hagas no vas a poder seguir avanzando. El tema es que eso así como llega también se va, que cuando pensás que todo pero absolutamente todo está mal, de a poco empieza a entrar dentro de los carriles de la pseudo normalidad que es tu vida.

   Una de las preguntas que me hago es si está mal o bien eso de "necesito un tiempo". Hablo en la vida de los padres no en las relaciones amorosas, ahí a la sentencia "necesito un tiempo" la única respuesta posible es "perdete un reloj en el orto entonces pelotudo".

   Y sobre esa pregunta también me pongo a pensar si es lo mismo para las mamás que para los papás.
   Cómo se responde por ejemplo un: "Gorda, necesito tiempo para mí,  para jugar un fútbol con los pibes, para jugar hasta las 5 de la mañana a la play con los descerebrados de mis amigos. Lo que pienso es que esas frases son plenamente condenadas por las mujeres que prácticamente no se nos pasa por la cabeza algo así, porque si somos bendecidas con dos horas enteras de tiempo a solas, estamos el 98% de ese tiempo pensando si el flaco metió al pibe en el lavarropas o si salió despedido por la hamaca en una salida a la plaza.

Ahora lo que habría que analizar es: Somos unas rompe pelotas que no podemos relajarnos nunca? Nos quejamos de esas cosas, pero no concebimos la idea de aflojar en nuestro rol de I´m the fuking queen of the world dejando que el otro lo haga a su manera? (sí, parece que hay más de una manera de hacer las cosas, no solamente existe la nuestra THE HORROR).

Yo les entrego gentilmente todas estas preguntas en una cajita, ustedes se las hacen, lo charlan en casa con sus mari-novios o lo que sea. 
Yo? Yo no tengo que negociar noches de fútbol, ni de poker ni de play. 

Los quiero

*tira polvo mágico*

tic tac tic tac


12 comentarios:

  1. Cuando Coco tenía la edad que tiene tu nena ahora yo me encontraba en una situación parecida a la tuya. Laburando mil horas, muy sola con la crianza, separada de su papá, etc. Ahora que tiene 5 y 1/2 me doy cuenta que esa edad ES TREMENDA. De demanda, de caprichos, de presencia. Y que en pocos meses cambia todo, se vuelven mas "personas" (?). Es como para ver una luz al final del tunel, saber que de a poco todo se acomoda, que los hijos crecen y que cada vez son mas independientes. Por ahi tenés que esperar 1 año, o 2. Pero es esperanzador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo de a poco voy bajando unos cambios, porque me doy cuenta que va a ir aflojando el tema de esa demanda absoluta de todo.
      Con lo de estar sola en la crianza eso me mata, pero más que nada porque acá somos ella y yo solas sin ningún miembro de mi flia.
      Gracias por el mensaje de luz y esperanza mameh :)

      Eliminar
  2. Somos unas rompehuevos. Bah, en mi caso, no me relajo nunca.

    ResponderEliminar
  3. Esta edad es terrible. No sé si se pasa o uno le encuentra la vuelta. Ya les conté que soy madre golpeada, menos que antes, pero todavía no terminó esa etapa.
    De marido no tengo queja alguna, no tengo que negociar noches de nada, todo se divide parejo. Estamos con tanto trabajo, construyendo y con el pibe, que ninguno tiene ganas de salir ni nada. Tremendo. Tenemos que terminar con esta endogamia.

    ResponderEliminar
  4. Usté pregunta "si es lo mismo para las mamás que para los papás" y yo le digo que no, que no es lo mismo, pero que es una batidora diferente pero no por eso deja de ser batidora. Le digo como padre que abrazó el divorcismo temprano con dos (2) hijas de dos (2) y cuatro (4) años (años) hace exactamente 20 (oia!...veinte!) .
    "La manija" la tiene el que se queda con la cunita y al álbum del Bautismo, y el 99% de los jueces se los dan a las madres porque lo dice la Ley o porque esos letrados no resolvieron sus Edipos. Como sea, El Flamante Ex la puede pasar bomba un tiempo -no lo niego- pero si ama a esas personitas (como es mi caso) es inevitable querer estar con ellas, asi de simple, levantarlas a la mañana o quedarse dormidos en el sillón con el VHS de "Vivitos y Coleando", en vez de andar paveando atrás de pendejas rebocadas como la medianera de la disco.
    El problema es que a la descendencia se le agrega La Flamante Ex quien -como todos sabemos- ya es una persona totalmente distina a esa que era nuestra querida mujercita. Los divorcios nos muta a todos, pero es ella la que se quedó con "La Manija", que es lo que dijo el Juez cuando habló de "tenencia" (qué término feo, por Dior). Y nosotros los Exs podemos haber mutado para bien o para mal, podemos cumplir o no con el acuerdo judicial o de palabra, podemos ser padres más presentes o responsables o comprometidos o proactivos o cualquier adjetivo positivo que la panceta que el pedazo de panceta que Bucay tiene como cerebro pueda crear... la verdad es que hagamos lo que hagamos la manija queda del otro lado en el 99% de los casos. No digo que esté mal,tal vez sea natural que "los chicos deben estar con la madre" y todo ese bla bla bla de la sociedad agrícola-matriarcal... pero a partir de esa "tenencia" es que comienzan las negociaciones, las discusiones, las luchas y los acuerdos y uno que aportó su cromosoma XY va cuando puede a lo de XX o cuando lo dejan o cuando negocia y se lleva a las hijas a una casa con dos sillas seguramente no preparadas para la puericultura.
    Entonces uno hace lo que puede o lo que le sale y allí aterrizan Ronald McDonalds en la mesa ratona, cantidades de sacarosa incompatibles con cualquier dentadura y riesgos para la salud de las niñas que horrorizarían al mejor representante de mi ART. Nada de eso pasa en lo de Madre donde todo suele ser orden y conducta y ese sí que puede ser otro problema:

    Mamá = Institutriz = Mala
    Papá = Papá Noel = Bueno.

    Más discusiones y más pedidos de límites que en el Tribunal Internacional de La Haya y más complicaciones en la puerta de casa aunque acordemos por favor no discutamos frente a los chicos, okey haceme una perdida cuando se hayan dormido así charlamos ese tema, bueno...vemos.

    Pero todos estos son detalles. Lo que le puedo asegurar como papá, estimada Roja, si es que aporta a su encuesta, es que yo extrañaba ser "lo cotidiano" en la vida de mis gordas. Nunca me acostumbré a perderme la mayoría de sus pesadillas que se resolvían durmiendo con papi, a estar ausente en los atardeceres alunados o a no conocer el papel araña del cuaderno de comunicaciones de la maestra. Son esas pavadas de todos los días las que no se llevan al Polo Norte donde vive Papa Noel. Por lo menos lo que me pasaba a mí (y creame que es de corazón esto que le cuento): durante mi manso tiempo libre abajo de la ducha o en las siestas de un Martes cualquiera o en el entretiempo de los partidos o mientras alguna novia nueva se cambiaba para salir... lo que me quedaba siempre siempre eran esas ganas tristes de llenar tantos minutos al pedo con el reclamo permanente, cansador e infinitamente adorable de mis mocosas. Se lo juro, si le sirve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted a mi no me tiene que jurar nada yo se como es su discurso que coincide coherentemente con sus actos.
      Para las mujeres es muy difícil no acoplarse al "los hijos son de las madres" pero conozco muy de cerca casos en donde el papá no "ayuda" si no que cumple con creces su parte del trato, que para mi no es más ni menos que ocuparse y preocuparse en medidas iguales de la crianza de los chicos que tan felizmente decidieron tener cuando eran otros tiempos y todo era perdices las que terminaron al escabeche.

      Le quiero usted lo sabe ♡

      Eliminar
  5. Coincidimos en dos cosas: el papá no tiene que "ayudar", tiene que hacer de papá, qué tanto. "Ayudar" ayudan los abuelos con regalos prácticos, un tío que le hace upa a la nena mientras cocinas, una amiga que te hace la banca para hacerte una escapada a comprar Oreos.
    En lo otro que coincidimos es en el querer mutuísimo.

    ResponderEliminar
  6. Rulita mia.
    No puedo opinar aun no me tocó el rol tan marivolloso del ser mamá, prontamente encantada me uniré al club, por lo pronto, miro de afuera y opino muy similar a este texto que dice Obe Gimenez :
    "el papá no tiene que "ayudar", tiene que hacer de papá, qué tanto" ...
    Tanta verdad! Tan simple, que me remota a mi infancia y me recuerda que si bien mi viejo era un padre presente, muchas veces mi vieja ha tenido que hacer de papá, de mamá, de hermana, amiga y cómplice. Hoy a la distancia agradezco tener la MADRE que me parió tan a flor de piel que me crió con su mucha o poca experiencia dando lo mejor que pudo darme. Todo su amor. Para que logicamente luego mi papá, al llegar a las 12 de la noche todos los días durante 17 años, nos viera de pronto a mi y a mis hermanas cada una con 14, 18 y 22 años y se diera cuenta que la mejor parte de nuestra infancia se la había perdido.
    Disfrutar. Ese verbo mi viejo no lo practicaba, pero mi vieja disfrutada de nosotras, de los berrinches y los caprichos de los desórdenes en las habitaciones y las peleas, de los ataques de llanto en plena góndola de supermercado.
    Mi viejo llegaba, y nos veia dormir. Nos traía un regalo lleno de culpa y se acostaba para despertar en su monotonía de trabajador ejemplar.
    No disfrutaba de todas nosotras, de todo eso. Del rol de papá.
    Hoy se nota. Los padres hacen de padres, los que ayudan son los seres que nos acompañan.

    No sé quien es Obe Gimenez, pero tiene todos mis respetos.
    Me encanta leerte.
    Te quiero. Te abrazo.
    Nani.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obe es un amigo de la vida y un padrazo sin necesidad que yo lo explique :)

      Gracias Nani por contar eso por acá,lo valoro mucho
      te quiero

      Eliminar
  7. Creo que somos así por naturaleza, y nadie nos va a cambiar :( y mira que lo intento, cuando lo veo a ÉL tan relajadito viendo tv en el sofa y yo como una pelotuda poniendo la lavadora, recogiendo la cocina...y aún así viendo la casa como una cuadra, pero ÉL no se inmuta porque no le molesta y si la nena llora quien va corriendo a la habitación'??? ÉL no se inmutó porque sabe que la fuking queen of the world pierde el culo por ir a ver que pasa. Y encima después te dice: "necesito un rato esta tarde para hacer mis cosas" WTF?????
    en fin...a pesar de todo lo amo, pero son hombres y ellos si se pueden relajar
    besotes guapaaaaaa

    ResponderEliminar