13/12/13

Querido diario:

En el primer embarazo las mujeres que estamos atravesándolo, transitamos por el campo de lo desconocido, por la incertidumbre de no saber que es lo que va a pasar, que tenemos que esperar de cada una de las etapas que se nos van presentando semana a semana, trimestre a trimestre.

Yo me recuerdo a mi misma, leyendo libros, informándome, participando en foros etc., de todo eso me fui quedando con muy poca teoría, descartando muchas de las cosas que no quería en mi manera de criar a mi hija y más que nada apelando al sentido común.

Y aquí me tienen ahora transitando mi segundo embarazo, porque claro ahora ya no soy madre primeriza entonces la tengo clarísima, ya se perfectamente todo lo que va a pasar y lo que tengo que hacer DIJO NADIE NUNCA EN ESTE UNIVERSO. Porque no tengo los mismos síntomas, porque yo también cambié mucho y porque resulta que cuando te dicen que todos los embarazos son distintos tienen un poco razón. 

Estoy casi de 12 semanas y la panza me explotó literalmente, la semana pasada, tanto así que tuve que blanquear en el trabajo porque tampoco da que me empiecen a preguntar: estás más gordita? No, me comí una jabulani (bueno ahora ya sería una brazuca) . 

Cuando digo que estoy embarazada, después de las felicitaciones, la gente ha decidido que la pregunta de rigor es "lo estaban buscando o vino de regalo?" En serio? En serio me estás preguntando eso? Te hace feliz tener esa información de mi intimidad? Te cuento la fecha de la concepción o como hacemos.

Después se preocupan un poco por los datos filiatorios del nonato porque como mi primera hija tiene un padre diferente a este segundo, me miran con un poco de pena por si repito la historia de la madre soltera o si me dejó embarazada el verdulero de la esquina.

A eso le sumamos trabajar en la calle con una inestabilidad emocional que te invade, con 40º de sensación térmica y con una jornada que en vez de terminarse empieza a parecerse a una remake de "Groundhog Day" . 

Y con la mirada del otro que tiene miedo de hablarte por si le incineras alguna parte del cuerpo
 con la mirada. 

Y el cuerpo sigue cambiando, y es verano entonces dale vamos a la pileta, dale decís mientras 
te llora el alma de solo pensar que te tenés que meter en un malla. 
El embarazo te pone más linda y otras leyendas urbanas.

Tu hija de tres años, ya percibió la situación y se convierte en un apéndice de tu cuerpo logrando
 un retroceso digno de cualquier angustia del 8º mes.

Entonces sos una especie de volcán en erupción, que tiene que lidiar con tantas situaciones diarias
de lo más abrumadoras como olvidarte de sacar turno a la dermatóloga infantil, porque quien también
decidió abandonarte aparte de tu cintura, es tu lucidez. En este momento hay que agradecer que no te
 secuestren y te roben los órganos porque mentalmente no servís para mucho más que para pensar en 
una cama y un aire acondicionado.

Salvo por eso, la maternidad siempre es un momento de paz, de mucha paz y amor (?).

así parezco amorosa y estable
recuérdenme así






13 comentarios:

  1. Estás muy linda. No mates a nadie. Compensá con helado. Después los kilos de más los bajas dando teta (?)

    ResponderEliminar
  2. Se te ve feliz, radiante. :)

    ResponderEliminar
  3. Jaja, me hiciste reír mucho. Estás HERMOSA y tu nena también. No sé cómo carajo será estar embarazada (te compadezco la parte del verano, puff), pero a vos te sienta rebien. Besis desde una calurosísima Capital Federal del Infierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ale besos grandes para vos también. Necesitamos un poco de playas patagónicas creo :)

      Eliminar
    2. Totalmente. Por eso voy a pasar las fiestas en Entre Ríos y Córdoba. Solita me las busco. <3

      Eliminar
    3. Para esos casos utilizo el clásico: Qué calor dijo el pollo y estaba al horno!!!!!!!

      Eliminar
  4. "Vino de Regalo"... Es que en Haití ya salen muy caros (?)

    Que lindo te queda ese color!

    ResponderEliminar
  5. "Y con la mirada del otro que tiene miedo de hablarte por si le incineras alguna parte del cuerpo"

    La mirada ajena me la paso por el medio de los rollos que me sobran, a veces, otras veces les meto el dedo de "Yo soy juez de tu vida" EN EL ORTO.

    Me haces reir mucho cuando te leo, porque te imagino hablando.

    :)
    Besos Lov iu.

    ResponderEliminar