20/4/15

Arrancame la vida.

Esta entrada no es para esas maminas que todo te lo tienen que rematar con un: pero le ves la carita y te olvidás de todo.

Esta entrada es para las otras, para las que entienden lo que es entrar en esa nebulosa del primer año de vida del hijo/hija donde la vida te es arrancada de un tirón.

No voy a contar ni decir nada que ya no haya dicho o escrito por acá, pero ayer salimos a almorzar con mi madre, su pareja y las niñas y siento que me han robado la plata y he sido estafada en mi buena fe. Es una forma de decir porque no he puesto un centavo por ese almuerzo, pero ustedes entienden.
Desde luego que no hablo de la comida, porque apenas puedo recordar el sabor del asado en mi boca. Hablo de otra estafa, esa que te hace pensar que vas a salir a comer y poder tomarte una copa de vino, hablar de banalidades adultas y saborear un pedazo de pata de brontosaurio que haría arrancarse los pelos pidiéndote un bocadito, al más vegano de los veganos.

Para poder pensar en comer más o menos en paz, hay que preveer que el lugar tenga juegos, o sea ya vas condicionada a que el lugar tenga un tobogán y dos o tres de esas pelotudeces para por lo menos cubrir un frente y que la de cuatro antes de que puedas meterte un grisín en la boca con esa pasta hecha de sobras, ya te arrastre a que la veas jugar.

A la bebé la sentás en una silla que parece la hizo Homero Simpson si de medidas de seguridad hablamos. Ni una puta correa para atarla, nada, pero vamos con fe, optimismo y turismo a dejarla sentada trabándola con la mesa.

- Comé vos primero y yo después la agarroJAJAJAJAJA

Le das algo para que se entretenga, probás con grisín, tostada, un pedazo de lo que estás comiendo, vasito de agua, nada les alcanza. Quieren el tenedor, el cuchillo cualquier cosa que los ponga en riesgo de vida y generalmente lo coronan con una patada a la mesa impulsándose a chorro hacia atrás dejándote un pedazo de chori atravesado en el esófago mientras te tirás en palomita a atajarla.

Y si ese ser encima decide que necesita de tu manantial cada hora y media vas a estar comiendo con una mano, mientras ella se prende de la teta, la cual ya tiene forma de bollo de medias mal hecho de lo que te la ha estrujado.

Y así te vas, con la ropa toda llena de baba y restos de comida que te dejaron como esquirlas de la batalla, pero eso si, dormida porque es la hora de sus siesta así que amiga yo te aconsejo: retirarse a tiempo no es una derrota.
Ahorrate ese dinero en otra cosa que no sea querer tener vida adulta por lo menos hasta dentro de un año, cuando quizás te toque volver a ser el centro de algo, si es que queda algo de lo que te han robado esos usurpadores.

Ánimo compañera que además es lunes!

2 comentarios:

  1. Te juro que quince o veinte años más tarde lo que más desearías es un almuerzo como ese con su siesta posterior!!! Y probablemente dentro de diez años yo esté extrañando estás adolescentes hincha kinotos que tengo ahora alrededor armando kilombo todo el día!! Besosss que mañana es martes!

    ResponderEliminar
  2. No te funcionan los dibus en el celu/tablet? Sin escrúpulos, he decidido morfar todas las veces que se me antoje afuera, conectándolo a sus vídeos favoritos... me funciona por ahora, desde el año maso hasta los dos y medio... y vamos por más...

    ResponderEliminar