12/6/15

Las subversivas del orden natural



Es nuestro destino, nacimos para esto, es el deseo que todas tenemos, si amiga, a vos te parece que no pero sí, es él deseo que “naturalmente” todas tenemos.
Ese binomio mujer –madre están siempre juntos, de la mano, con años y años de tradiciones que se han encargado de señalar a las que osan ir en contra de esto a llamarlas  las desnaturalizadas.
Porque mujer es sinónimo de emociones, de hogar, de hijos, siempre con la necesidad de otro (varón) que la guíe para pensar correctamente.
Siempre cuando se habla de la maternidad, se habla del deseo de ser madres, hasta del instinto esa cosa que nos compara con animales y sólo me hace pensar en un chimpancé acunando una cría.
Ahora cuando hablamos de aborto no hablamos jamás del deseo a abortar ¿Y entonces que lleva a esas 500 mil mujeres qué se practican abortos al año en la argentina  a hacerlo, si no es precisamente el deseo en su estado más puro, más urgente?
Lo desean tanto, que de hecho apelan hasta los métodos más indignos para lograrlo. Las mismas prácticas que las arrojan a guardias de hospitales  intentando luchar por sus vidas.
Pero no se puede hablar del deseo,  porque ahí está ese hermoso invento social llamado culpa, para recordarnos que no querer continuar con la gestación de  ese embrión nos convierte en seres atroces. Y hasta nos van a querer convencer de que nos evitemos ese “síndrome post traumático post aborto” que no existe y los estudios que lo avalan sólo son los provenientes de instituciones eclesiásticas, para el universo científico esto no forma parte de sus estudios y el estrés y el trauma sólo se relacionan con la clandestinidad en la que hay que realizar esta práctica médica.
Somos asesinas de bebés ¿De qué bebés me hablan? ¿Por qué somos tan hipócritas que nos importa el feto o el embrión pero después si nace ya no es cosa de los “pro vida” si no de la que quedó embarazada y tendrá que ver cómo se las arregla para sostener a ese niño, niña una vez arrojado en este mundo?
Creo profundamente que nada se debe desear tanto como abortar, tenemos que guardarnos ese dedo acusador y empezar a pensar que no toda gestación es una maternidad, porque si no esas mujeres que adoptan no serían madres. Mi deseo lo corporiza, no la gestación.
Podría vomitar acá tantas cifras que demuestran que es más peligroso parir que abortar.  Y espero no tener que señalar que hablo de ese aborto, de esa práctica médica que está legalizada en muchos países del mundo.
El aborto es legal en países como Italia en donde reside la cúpula de la iglesia católica. Porque sabemos que son esos curas que se meten con la decisión sobre nuestros cuerpos cuando: primero ellos ni siquiera pueden ser padres y segundo a ningún hombre se le exige dar la vida por otro  cuando su propia vida está en riesgo. A nosotras sí, a nosotras eso si nos lo piden.
Basta de pensar que las mujeres que recurren a pedir un aborto no punible son locas que se embarazan por embarazarse. La Dra. Stella Maris Manzano, dice algo que es muy claro, a su consulta llegan mujeres mayores de edad, mujeres que han pedido el diu y no se lo dieron, mujeres que saben que no van a poder mantener ese hijo porque ya tienen otro y son madres solteras, miles de casos y ejemplos que muestran que llevar adelante esos embarazos pone en riesgo su salud psíquica y física y por ende se pueden practicar abortos no punibles sin que el médico pueda querer tutelar sobre la mujer frente a esa decisión.
Esas mujeres desean un aborto. El deseo visto como una necesidad urgente. Basta de decirlo a medias, desean un aborto y el Estado tendría que garantizarles las condiciones para realizarlo.
Les dejo este link de una nota a la doctora que cuenta la particular situación de su provincia y da esas cifras de las que yo hablo cuando digo que es más riesgoso parir que abortar 
Si tan solo nos dejaran elegir, si nos dejaran decidir sobre nuestros cuerpos, seguro otra sería la realidad de muchas mujeres. Amiga, amigo no se me sienta agredida por esto que escribí usted si no quiere no aborte, nadie se lo pide, yo no me ofendo si usted quiere rezarle a todos los santos en los que yo no creo, usted no se ofenda si yo quiero decidir sobre mi cuerpo que es solo mío,  ni de dios, ni de un patrón, ni de mi marido.
No podemos esperar a que la sociedad madure para dar este debate, este debate es ahora. Y yo sé que estoy del lado de los buenos en esto.




Mucho de esto que escribí también surge de la psicóloga Silvia Sheider durante la cátedra de violencia de género que brinda la universidad Nacional del Sur, que la tiene más clara que tu vieja.

4 comentarios:

  1. KE DESIRTE HAMIGA? Es complicado el asunto. Personalmente a mis 16 tuve la "opcion" de abortar y muy a pesar de mis viejos hoy Franco tiene 13 años y es el amor de mi vida. Ojo, a Fran lo aman con locura desde el momento en que lo vieron x primera vez y por obvias razones lo criaron ellos, yo soy su mama a partir de que dejamos mi casa paterna. Si me perdi cosas tipicas de la adolescencia a pesar de que siempre conte con mis viejos. Pude terminar la secundaria, he ido a bailar, pero siempre teniendo que cuidarme y rescatarme un poco mas porque alguien dependia de mi. Hoy, con 30 años, si viene una borrega con una situacion (y me paso, amiga de mi hermana) y me pide un consejo, no veria mal la idea del aborto. Por eso, este debate es mas que complicado. De todos modos pienso que a veces y en algunos casos el aborto es la salida mas facil para tapar una cagada, un descuido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que siempre existe la posibilidad del error. No creo en absoluto la postura del ah te gustó coger ahora jodete y tené ese bebé, no es así no es justo para nadie, y por nadie digo esa mujer a quien se obliga a seguir adelante con la gestación. Elegir siempre tendría que ser una opción con respecto a nuestro cuerpo sin importar las objeciones de conciencia del otro. Hay que erradicar esa ridiculez de que si el aborto se legaliza la mujer lo va a usar como método anticonceptivo es una burrada sublime.

      Eliminar
  2. Claro que es una burrada, igual que cuando salió el matrimonio igualitario pensaban que hordas de putos y tortas íbamos a casarnos. En relación al aborto miles de mujeres mueren en nuestro país a causa de la clandestinidad de la práctica. Eso sumado a que no se cumple el protocolo de aborto no punible. Es necesario para el derecho de todas las personas saldar esa deuda histórica.

    ResponderEliminar