8/7/15

We build this city

Por suerte a mi me prepararon, me previnieron y me aconsejaron. Desde luego la experiencia propia siempre es intransferible y hay cosas amigos que sencillamente hay que vivirlas.

A mediados del mes de febrero comenzamos la obra que se va a convertir en nuestra casa, pero obvio todo se remonta mucho más atrás, cuando empezamos con los planos, las subdivisiones y ese manantial de cash que fluía y fluía pero que no  se traducía en ladrillos ni en cimientos si no en los pasos administrativos necesarios para poder empezar.

Un mes antes del casamiento empezamos, si ya se, los tipos se querían casar en medio de la construcción de su casa, lo que se dice unos capos.

Escuché y me reí de todo tipo de historias de nuestros amigos, de mesadas partidas antes de colocar, de aberturas puestas al revés, de caballeros que miran el pronóstico antes de acostarse y si dice que mañana va a llover es palabra santa y ni asoman la nariz por la obra, de capataces que como el hijo del hermano se había separado no podían ir a trabajar entre otras tantas que cuando no te pasan a vos son hilarantes.

Los que me conocen saben que la filosofía zen me dura minuto, minuto y medio. Pero créanme amigos que la vengo llevando con una hidalguía asombrosa, aunque no incluíremos aquí a un agrimensor olvidadizo y a un sereno-jinete-payador que comenzó a hacer un pozo sin autorización de la patronal y luego quiso cobrar, con la amenaza de taparlo si no se le daba el efectivo que nunca, nadie le dijo que iba a haber por un trabajo que no se le había pedido. AHSICOMONO a mi me vas a querer sacar ventaja.

Estamos en la etapa de rasguñar las piedras para sacar dinero hasta de donde no hay. Hacemos cuentas y más cuentas y vemos que nos falta dinero, nos miramos, nos volvemos a mirar queriendo que salga de la boca del otro la idea salvadora que nos va a llevar a nuestro objetivo: pasar las próximas fiestas en la "Rodo" (le decimos así porque Rodolfo Walsh #periodismo #progres y por nuestro querido Rodolfo que le hemos dejado los huevos como dos garrafas con pedidos y gestiones en el banco).

Escuchamos con risa interna cómplice a quienes nos dicen que no nos pongamos ansiosos con querer mudarnos: eh amigo me estoy haciendo la casa, en que querés que piense si no es en eso, afortunadamente no me corre terma por las venas. 

Y como vengo de una familia en donde en la entrada en vez del lema "home sweet home" se predicaba el "de acuerdo al culo son los azotes" estamos muy ubicados en tiempo y espacio y no flasheamos droga ni porcelanato ilva.

Ahora hay que ver la suerte que tengo de ser la compañera de un hombre (dije compañera porque es más peronista y se que se va a reír) que no se corre la cola como un perro dando vueltas ni se deja amedrentar por los precios de las mesadas de cuarzo. Por el contrario vuelve con las manos llenas de convertidor de óxido diciendo: no pude pintar la puerta, la pistola esa es una mierda. 

Y yo le digo al mundo de la construcción que aquí les dejo mi mensaje y léanlo con la voz de nuestra señora presidenta: " A mi no me van a extorsionar, a mi no me van a intimidar. Yo, no les tengo miedo" 
Nos vemos en noche buena para brindar en "La Rodo".












8 comentarios:

  1. La última vez que fui memocioné imaginando todos los festejos y momentos felices (y de lojotros) que van (vamos) a vivir en la Rudolph. ¿Por qué calmarse?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me calmo nunca mirá si me voy a calmar en uno de los acontecimientos mas trascendentales para esta familia OHHHHHJUREMOSCONGLORIAMORIR

      Eliminar
  2. a pesar de todo, hacerse la casa es una etapa alucinante de la vida y algo para recordar y disfrutar siempre. Yo terminé la mia ya mudada y tuve que lavar los platos con la manguera entrando por la ventana, no mucho tiempo por suerte, y anecdotas como esa, miles. Seguro logran la noche buena más linda! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy una cabrona matriculada, pero te juro que lo vivo con una alegría que hasta a mi me llama la atención.
      Y me hago la profesora de yoga jipona por dos minutos y digo HAY QUE VISUALIZAR ESO QUE QUEREMOS

      Eliminar
  3. Felicitaciones quedaran mil y un anecdotas... , sigan remandola que soy arquitecto y conozco tantas parejas que quedan en el camino por la casa... las diferentes expectativas que eso genera, etc.
    Si sera complejo que la mia la hice yo con mis manitos cargar bloques todo, salvo alguna cosa puntual porque son impresentables los constructores TODOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensamos tan fuerte en ver el sueño cumplido que creo que ya podemos mover ladrillos.
      En lineas generales nuestro querido Roberto está portándose como todo un señor.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar
  4. Una remera que diga: Laputamadrecoloradaaunnoconozcolacasa
    Unos ceeeeeelooooos .
    Los quiero.
    Amo verlos divertirse con el caos.

    Besos!!
    Nana

    ResponderEliminar
  5. Me recordó la construcción de la mía, toda una mezcla de amor por hacer la casa y odio a arquitectos, albañiles y etcéteras.
    Me mude sin gas en Julio, con casa helada, agua helada todo helado y bebe de un año.
    Ahora me río!
    Todo se supera, fueeeerzaaaa que al final brindas y el 31 no necesitas agua caliente!
    No puedo comentar en el otro post, besos para vos y Lucí.
    Gran post

    ResponderEliminar