10/6/13

Unidos y desorganizados.

Siempre tuve una relación muy cercana con mis hermanos y con mis viejos.
Me gustaría explicar que cercana para mí no es de demostraciones físicas de afecto, ni de te quiero, te amo por teléfono.
Tampoco somos un clan. Ni en pedo nos vas a ver juntos para todos lados, o a mi madre interfiriendo demasiado en nuestras vidas con algún otro objetivo que no sea el de ayudar y nada más.

Pero ahora que todos estamos desparramados por diferentes ciudades (iba a poner como cagada de loco que es lo menos,  pero culpa de una amiga se me viene a la cabeza cada vez que uso esa expresión del orto y me da risa) se hace bastante más notoria la necesidad de vernos. Y la aparición en escena de los chicos cambia todo.

Mi vieja es de esas abuelas bien abuelas, no puede parar de hablar de ellas, de poner fotos en FB hablándoles tipo: AY LAS PRINCESAS DE LA ABU LAS AMO! En mayúcula, todo en mayúscula, porque las madres se comunican así en las redes sociales.

 Mi papá es de esos abuelos geniales que es imposible no reírte con sus: - Dale un beso a tu  abuelo. Y ante una negativa con cara de culo de mi hiji él le dice - Bueno qué carajo no me des una mierda!  Esas cosas solo quedan graciosas en él.

Mi hermana hace cinco años que no vive más en esta ciudad. Se fue por el trabajo, tuvo a mi sobri y PUM listo chau. Futura casa, seguro que más bebitos y la distancia ya hizo de las suyas.
Quiero ser la tía preferida de mi sobri, pero como hago a 300 km. El día a día, buscarla al jardín, prestarle mi ropa y esas cosas que va a querer ella porque su mamá no sabe ni lo que es un delineador. Esas cosas quiero hacer yo.

Mi hermano, se fue hace poco más de un mes. El último eslabón que nos quedaba de la cadena en esta ciudad, abrió sus alas y voló (iba a poner sus alas de mariposa, pero el chiste pelotudo no tiene lugar en esto). Porque él si era  tío de hiji de verdad. Iban y venían juntos, ella pregunta por su tío Matín y hasta tiene que entender que ahora vivimos en la casa que era de él y le dice "la casa muevita".

Dos allá separados, pero más cerca que antes, una en un pueblito al que ibamos de pendejos a jugar al voley y el otro en BUENOSARIOS (como le dice hiji).

Y nosotras acá, juntas.
Formamos parte de un rompecabezas,  que lejos de distanciarse se unieron mucho más y resulta que hoy  hacer kilómetros y kilómetros para comer algo en familia, cagarte de risa un rato, que tu vieja te rete por la boca sucia que tenés (30 años), que tu padre use la expresión "te arde la cabeza de vaga" por no ser la más hacendosa en los quehaceres domésticos, de repente se convierte en parte de la "normalidad" de esto que somos.

1 comentario:

  1. No se porque no me deja ver los comentarios que hicieron ML y Jim.

    Justamente de ustedes me acordé cuando escribí esto. Ustedes si saben lo que son las distancias.

    ResponderEliminar