20/11/14

Marche preso

Hemos hablado muchas veces de los berrinches/caprichos y han sido tema de análisis entre amigas con hijos de diferentes edades.

El sábado después del show, Am se despertó cerca de las diez y media de la mañana con un humor que fue solo una muestra gratis de como iba a seguir el día.

Los berrinches han ido mutando como suele suceder cuando los chicos pueden poner en palabras que es lo que les pasa. Con Amparo ya no tengo esos llantos de una hora en la cola del supermercado por pedidos absurdos, que me han destrozado los nervios, pero he logrado superar estoicamente bajo la mirada acusadora de cajeros y clientes. Uno les devuelve la mirada con cara de "sí y cuando lleguemos a casa la voy a atar en el potro".

Alguna que otra noche me han encontrado sentada en la esquina de la cama llorando,  cuando la tormenta ya había pasado. Y me fui curtiendo y le dejaba llorar y no se me movía un rulo al verla retorcerse como posesa por algún insólito deseo no concedido.

Pero volvamos a como siguió el sábado, el huracán se desató por un no motivo que por nimio ya no puedo recordar. Fue de menor a mayor mechado con frases del tipo:

- Sí y ahora vas a ver que me estoy portando como el culo!
- Yo no quiero vivir en esta casa tan chiquita, no me gusta!
- Sacame esa bebe tonta de acá que no la quiero!

Y el remate sin lugar a dudas fue el PELOTUDA que me escupió en la cara con furia.

Ok. Calmate, te perjudicás Gisela, respirá, no grites porque no podés y no sirve de nada.
La agarré de su brazito y la conduje al baño en donde la intimé a quedarse  hasta que se le pasara y que a partir de este momento estaba en penitencia sin paseos y sin ipad.

Los gritos de la menor habrán hecho suponer al vecindario que la carneada de un chancho estaba teniendo lugar en el 2 D. 
Tiró un par de cositas del baño, las cuales tuvo que juntar una por una con la cara desfigurada por el llanto e hipando.
Cuando el ojo de la tormenta pasó y logró calmarse, me dijo que me perdonaba (?) y que no quería estar en penitencia. Le expliqué que lo que había hecho tenía consecuencias y la notifiqué del castigo.

Cada dos minutos preguntaba si ya no estaba más en penitencia: guess what? NO

Seguimos el día todos en casa, sin paseo y bancando la prisión domiciliaria.

A la mañana siguiente se despertó, se acercó a mi cama y lo primero que esbozo a través de una explosión de rulos fue:

- Mamá, ya no estoy más en penitencia? Ya me voy a portar bien todo el tiempo.

"no me encanta tener una hermanita y no me gusta el nombre que le pusieron"


6 comentarios:

  1. jajajajaja.. me muero con el epigrafe de la foto!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase fue real.
      Cuando le pregunté como quería que le pusieramos me dijo: Juli

      Eliminar
  2. Ayer estaba en reunión de padres del jardín (tema aparte) y "la Seño" dijo que con los nenes (sala de 4) cuando se sacaban porque no saben todavía manejar muy bien el tema de las frustraciones (quién sí?) los saca afuera hasta que "se les calme el cuerpo". En casa la pequeña criatura la verdad que es de poco berrinche. Pero hay veces que entra en ciertas sintonías infumables. Así que lo mejor es hacer un corte, que se calme porque termina todo mal
    By the way, la foto es genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la foto es tan genial, se la sacamos en un momento de berreo real porque la prima no llegaba y ella quería jugar!!!

      Eliminar
  3. Me encantó. Es una etapa que temo, mas que anda a mi yo loquita y mi poca paciencia. Veremos...Me mataron las frases hacia la hermanita...jajajajjaja...<3

    ResponderEliminar
  4. Qué lindor y qué carácter!!! Por suerte te perdonó (?) jaja, un abrazo! Todo pasa. El mio recién empieza.

    ResponderEliminar