4/1/16

Empezar a irse.

¡Qué vergüenza María! Con todas las cosas que pasaron, con tantas cosas para contar no tener un poco de decencia y tiempo para sentarte a escribir.

Llegó el momento de empezar a irse, llegó el momento de dejar atrás este año incomodo que se hizo sentir. Este año hice/hicimos tantas cosas que fue un par de años en uno. 

Hicimos las primeras vacaciones de verdad los cuatro juntos, en febrero ese terreno, inabarcable desde la perspectiva de nuestros 42 m2, se empezaba a delimitar en una casa y nosotros nos mordíamos los labios de emoción con solo colgar un cartel celeste en el alambrado.

Casi me olvidaba que en el medio de esos trámites interminables, de esos llamados a todas las puertas que pudieran allanarnos un poquito nomás el terreno, estuvimos organizando nuestro casamiento que se concretó y fue inmejorable visto desde los recuerdos.

¿Y qué sabíamos nosotros de hacer una casa? Nada, pero nada de nada. Y yo pensaba papá porque no estás acá para ayudarme a no parecer una novata frente a los albañiles que te miran con cara de: "Señora usted ni venga para acá porque nosotros no hablamos con mujeres". J aprendió muchas cosas y aparte como los agotaba a preguntas a los tipos,  a mi me parece que si no las aprendió te hace sentir que las sabe. 

Al auto le hicimos subir el cuenta kilómetros como para dar un par de vueltas al mundo, se de precios, se que se dice mocheta aunque los albañiles digan mucheta, pero no hay que corregirlos, se que mañana no es mañana es de acá a quince días cualquiera de ellos sea.

¡Mamá mirá estoy en mi pieza! gritaba Amparo desde los cimientos de lo que en un futuro será si-todo-sale-bien su habitación.

En el medio me puse a gitanear ropa y después manteles porque este año cueste lo que cueste, este año nos tenemos que mudar. 
J laburo sin francos de lunes a lunes, le ofreció publicidad de una manera descarada, que me hacía poner bordó, hasta al almacenero de la vuelta al que le pide fiado dos por tres. Todos y cada uno de los que saben que hicieron un pedazo de esa casa ni los voy a nombrar porque se que no necesitan ser nombrados, lo saben y lo volverían a hacer.

- ¡Qué pongan lo que quieran, ya me da lo mismo!
- ¡ Y por qué mierda no va a venir a laburar si llueve, si ya está el techo o es de papel de diario el pelotudo!
-¡Qué hace se come el cemento!
- Esas puertas decime que te las regalaron porque son horribles.
-¡Mudate vos solo!
-¡Mudate vos sola!


Cada vez que sonaba el teléfono de J sabíamos que algo había faltado, algo se había roto, y las bolas se balancean entre la alegría de ver crecer tu casa y de los pedidos inagotables de la gente.

Nos pusimos el dead line de las fiestas, un poco para no aflojar, porque esta última parte después de un año agitado y de pérdidas se hacía sentir en nuestros ánimos. Teníamos internamente la certeza de que no íbamos a llegar, pero eso lo convertimos en una meta y por lo menos nos obligaba a no desmoralizarnos. 
No se podía estar del orto los dos el mismo día, si a mi se me trababa la cabeza, J no me lo podía alimentar. Cuando el se quería largar por Carrindanga rodando, era yo la que lo tenía que cachetear para ponerlo en órbita. 

Podemos decir que empezamos el año allá, porque el 31 dormimos ahí. Resulta que se hace LA fiesta de fin de año al lado de casa y se pone espesa la cuestión (o eso nos dijeron) yo dormí sin escuchar nada. Todo en orden, sólo tuvimos que informarle gentilmente a una damisela que eso era nuestro patio y bajo ninguna circunstancia la íbamos a dejar descargar aguas atrás del lavadero.

El sábado mi querida María con sus mágicas manos y por un dinero que le hubiese dado con ojos cerrados, dejó la casa limpia y en unas muy habitables condiciones. Hoy para la ESTOY TAN SORPRESA COMO TODOS USTEDES a las 7 am puntuales los señores del piso del living ya estaban para empezar, por eso el jueves y contra todos los pronósticos nos vamos de Mytree para dormir esa y todas las demás noches en nuestro HOGAR.

gorda manualidades

gente en obras

paredes ok

pro cre ar <3

entendidos

jalando pintura

fondos

ventanal

una sola cosa que no harías por ellas decime

que belleza el detalle de la manguera

no tenemos gas aún, comeremos sanguches hasta morir

hoy habrá piso

la mesa de mis sueños


5 comentarios:

  1. Hermoso el nuevo hogar!! Qué alegría empezar este lunes con estas noticias!!! Felicidades, felicitaciones, y qué genial la vida nueva ahí. Si fuera (más) mística o religiosa o lo que sea, acá iría esa palabra "bendiciones", pero te mando mil besos y un abrazo fuerte que en mi idioma es la posta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el jueves haré una cura (?) de palo santo, pues atea y bruja para siempre. Gracias por los deseos, son sinceros y recargan energía :)

      Eliminar
  2. Qué lindas les quedan las sonrisas, felicitaciones larguísimas. Espero con ganas los un mil brindis que seguro se vendrán.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jueves all day all nait mudanza y champein
      te queremos mil tío Loli, es tu casa too.

      Eliminar
  3. No sé cómo llegué acá, y este es el primer post que leo, pero mil felicitaciones! Yo también estoy en proceso de obra/mudanza y comparto a pleno cada descripción que hacés...
    a disfrutar!

    ResponderEliminar